65-81. Un estreno para el recuerdo, a pesar de la derrota

  • El San Pablo Burgos realizó un partido muy meritorio, pero insuficiente para plantar cara a todo un Iberostar Tenerife
  • Los burgaleses adolecieron de acierto de cara al aro, con un 33 por ciento de acierto en tiros de campo
  • El ambiente en el Coliseum fue inmejorable, con una entrada de 9.500 espectadores

El día 1 de octubre 2017 no será recordado por ser el debut soñado, pero sí lo será por ser la fecha en la que Burgos entró en la élite del baloncesto español y europeo de la mano del San Pablo Burgos. El Coliseum, más allá de la derrota, fue una fiesta, en la que jugadores y afición volvieron a demostrar una comunión perfecta. El espectacular ambiente, firmado por la entrada de 9.500 espectadores, no estuvo empañado por la derrota.

Seas Saiz, a punto de machacar el aro. María González

El alma del San Pablo y el alma de Burgos se enfundaron la camiseta azul para debutar en la mejor liga de Europa, la Liga Endesa. El ambiente de gala contagió a los locales en un espectacular inicio de partido, en el que consiguieron ponerse un paso por delante en los primeros compases. Conforme el ecuador del primer cuarto se asentaba en el luminoso del Coliseum, los hombres de Diego Epifanio ‘Epi’ se hicieron más fuertes. Comandados por Deon Thompson, la diferencia llegó a situarse en cinco puntos (14-9). Esta renta se mantuvo y el técnico de Iberostar Tenerife, Nenad Markovic, paró el encuentro (16-11). El tiempo muerto no pudo ser más próspero, el conjunto tinerfeño castigó al San Pablo con un parcial de 0-8, con el que se cerró el primer cuarto (16-19). Sin embargo, los colegiados no concedieron un palmeo de Alex Barrera a lanzamiento de Goran Huskic sobre la bocina.

El inicio del segundo periodo mantuvo esa tendencia ganadora de Iberostar Tenerife. Los de Markovic habían encontrado la forma de hacer daño al conjunto burgalés. ‘Epi’ y los suyos estaban pasando apuros y la canasta de Pontika, que ponía el 20-27 en el marcador, fue la gota que colmó el vaso. El técnico local pidió tiempo muerto. Sin embargo, la diferencia continuó dilatándose hasta el 20-31, que marcó la máxima del partido. Gailius logró una entrada a canasta que deshizo la sequía en el combinado local, pero fue un oasis en el desierto. De hecho, los de Markovic siguieron estando por delante en el juego y en el acierto y llegaron hasta el + 14 del 24-38. Únicamente, dos tiros libres convertidos por Alex López dejaron el marcador final al descanso de (26-38).

El paso por vestuarios podía ser un acicate para un San Pablo necesitado de recuperar las sensaciones con las que empezó el partido. Si bien, Iberostar Tenerife no se relajó ni un solo segundo y continuó imponiendo su ley. El sometimiento fue tal que ‘Epi’ volvió a recurrir al tiempo muerto para corregir errores (29-48), cuando se habían cumplido casi cuatro minutos de tercer cuarto. El sacrificio de los azules hacía irreprochable su entrega e invitaba a soñar con una reacción con cada canasta anotada. Sintomático fue el 41-53 que sumó Alex López desde la línea de 6,75 metros y que, nuevamente, llevó al graderío a animar, como sólo la afición de Burgos sabe hacer. El objetivo ahora era bajar la diferencia a diez puntos y cerca lo tuvieron, cuando el Thomas Schreiner selló el 45-55. Pero, en la penúltima acción del tercer cuarto, el Iberostar Tenerife anotó y dejó el marcador en 45-57.

Al grito de sí se puede saltó el San Pablo Burgos a la pista. Los azules, conscientes de que salvar los doce puntos de diferencia era una meta difícil, pero no imposible, trataron de acercar posturas. Los tinerfeños, conscientes de lo que podía suponer perder la barrera de los diez puntos, apretó el acelerador a fondo y amplió su ventaja (49-67). Aun así, el San Pablo Burgos lo siguió intentando has tal extenuación, incluso, cuando era consciente de que no se llevaría la victoria. Así, el marcador final se situó en 65-81.

Sin tiempo para analizar mucho los errores y aciertos de esta primera jornada, el San Pablo se enfrentará a Unicaja de Málaga el próximo día 5 de octubre, a las 21.30 horas.

Ficha técnica

65 – San Pablo Inmobiliaria Burgos: Corey Fisher (3), Alex López (10), Deividas Gailius (10), Javi Vega (7) y Deon Thompson (13) –cinco inicial- Thomas Schreiner (3), Alex Barrera (4), Sebas Saiz (9), Tadas Sedekerskis (-), Felipe Dos Anjos (-), Goran Huskic (6), Edu Martínez (-).

81 – Iberostar Tenerife: Rodrigo San Miguel (8), Nico Richotti (11), Mateusz Pontika (8), Tim Abromatis (8), Mike Tobey (15) –cinco inicial- Mamadou Niang (1), Ferrán Bassas (2), Fran Vázquez (10), Adim Vrabac (-), Rosco Allen (-), Javier Beirán (15) y Davin White (3).

Cuartos: 16-19; 10-19; 19-19; 20-24;

Árbitros: Carlos Peruga, Sergio Manuel y Javier Torres.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 1 de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante 9.500 espectadores. Antes del encuentro sonó el himno a España, por la presencia del presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete, y fue interpretado el himno a Burgos por Rebeca Pardo.

Declaraciones de Diego Epifanio ‘Epi’ y Nenad Markovic tras el partido