89-75. Victoria con valor doble

  • El San Pablo Inmobiliaria firma un gran partido en el que supera a una de las mejores plantillas de la liga con una valoración de 113 frente a 80
  • El acierto exterior, combinado con el juego en la pintura, fueron argumentos sobresalientes para ganar a Melilla

Victoria con pedigrí. El San Pablo Inmobiliaria se ha impuesto con mucha solvencia a la, sobre el papel, mejor plantilla de la categoría. Los azules cuajaron un gran partido en el que no concedieron prácticamente oportunidades a su rival. De hecho, Melilla Baloncesto se vio por detrás en el marcador desde el primer ataque y, solo en unos minutos del tercer periodo, dio la sensación de poder comandar el partido (54-51).

Fue cuando el San Pablo Inmobiliaria pasó ciertos apuros para mantener el liderazgo, pero tres triples consecutivos de Álex López y Edu Martínez, por partida doble, alejaron los fantasmas norteafricanos y recuperaron el intratable juego burgalés.

De esta forma, el San Pablo Inmobiliaria vuelve a la senda de las victorias por la puerta grande y pone un 4 a 3 en su balance de victorias-derrotas.

Goran Huskic machaca el aro. María González

Goran Huskic machaca el aro. María González

Burgaleses y melillenses salieron a la cancha con el punto de mira bien calibrado, en el que se presumía, el partido más atractivo de la jornada. Los azules comenzaron golpeando primero, gracias a un inspirado Javi Vega que anotó ocho puntos en los primeros compases (10-7). A pesar de que el San Pablo era mejor, le estaba penalizando el rebote defensivo, que concedían segundas oportunidades a Melilla (16-12). Pero en los últimos tres minutos del periodo se conjugó el acierto ofensivo con el buen hacer defensivo, llegando cerrar el marcador del primer cuarto con un muy positivo 28-19.

El partido reemprendió la marcha con el San Pablo Inmobiliaria dominando como lo había hecho en el acto anterior. La ventaja de los azules llegó hasta los trece puntos (35-22). Sin embargo, no iba a ser tan fácil. Los melillenses reaccionaron antes de que la herida siguiese abriéndose y volvieron a la barrera de los nueve tantos (37-28). Pero la pequeña reacción de Melilla era un espejismo y los locales mantuvieron su hegemonía hasta llegar al descanso (44-34).

La salida de vestuarios no pudo ser mejor para los intereses de los burgaleses. Un parcial de 6-0 elevó la diferencia máxima conseguida hasta el momento y el tiempo muerto de Alejandro Alcoba, técnico de los visitantes, fue obligado (50-36). Parecía que Melilla estaba tocado y casi hundido, pero reaccionó a tiempo y con un parcial de 2-7 se aproximó a la frontera de los diez puntos (52-41). Como una inyección de confianza, Melilla empezó a anotar los tiros que en la primera mitad le habían dado la espalda y la renta se estrechó mucho (54-51). Los azules vieron las orejas al lobo antes de que fuese demasiado tarde y tres triples, de Álex López y Edu Martínez, por partida doble, devolvieron la holgada ventaja a los locales, justo antes del final del tercer cuarto (67-55).

El último periodo, sin ser un mero trámite, sí resultó en cierta medida cómodo para el San Pablo Inmobiliaria, que mantuvo a raya a Melilla, gracias a un gran acierto exterior, que terminó por redondear la fiesta en El Plantío (89-75).

La próxima jornada no se hará esperar, ya que el martes 8 de noviembre se celebrará el octavo asalto de la temporada, con el partido ante el Leyma Natura Coruña, en el Palacio de los Deportes de Coruña, a las 21.00 horas.

Ficha técnica

89 – San Pablo Inmobiliaria: Brandon Brine (8), Aegir Steinarsson (6), Mo Soluade (4), Álex Barrera (14), Javi Vega (15), Jorge García (5), Edu Martínez (13), Goran Huskic (19), Percy Gibson (0) y Álex López (5).

75 – Melilla Baloncesto: Jorge Sanz (3), Pablo Almazán (0), Oliver Arteaga (12), Eduard Gatell (7), Héctor Manzano (2), Eloy Almazán (6), Marcos Suka-Umu (2), Agustín Morales (0), Alfredo Ott (9), Kevin Van Wijk (17) y Pedro Rivero (17).

Cuartos: 28-19; 16-15; 23-21; 22-20;

Árbitros: Carpallo Miguelez y González Galves.

Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de la LEB Oro, disputado en el Polideportivo Municipal El Plantío ante unos 2.100 espectadores. Antes del encuentro se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de Yolanda Pascual, última víctima de la violencia de género.