Casadevall deja la ciudad de su corazón y pone rumbo a Zaragoza

  • El técnico catalán ficha por el CAI Zaragoza y Diego Epifanio asume la responsabilidad de primer entrenador
  • Casadevall recibe, por fin, su oportunidad de entrenar en Liga Endesa

El Club Baloncesto Miraflores ha tenido que confirmar la noticia que nunca habría querido dar: Andreu Casadevall ficha por el CAI Zaragoza. El técnico catalán cierra una etapa de ocho años en Burgos en la que ha conseguido llevar a la ciudad hasta las puertas de la ACB en tres ocasiones consecutivas.

Esta temporada, antes de aceptar el reto propuesto por el San Pablo Inmobiliaria Burgos, comenzó a trabajar porque Burgos no se quedase sin baloncesto, después de haber ayudado a construir en la ciudad una gran afición. En solo unas semanas, se construyó un equipo competitivo y El Plantío recobró una actividad que nunca debió de estar comprometida.

Directiva, jugadores y cuerpo técnico arroparon a Casadevall en su despedida. Josué Acosta

Directiva, jugadores y cuerpo técnico arroparon a Casadevall en su despedida. Josué Acosta

Hoy, Andreu Casadevall y la junta directiva del club han ofrecido una rueda de prensa en el que las palabras clave han sido gratitud y tranquilidad. La primera porque el trabajo llevado a cabo por el técnico catalán es de agradecer. La segunda porque Diego Epifanio asume el papel de primer entrenador y la capacidad del que ha sido hasta ahora la mano derecha de Casadevall, y antes de otros grandes entrenadores como Gonzalo García de Vitoria o Ñete Bohigas, está más que contrastada.

En la multitudinaria rueda de prensa, a la que prácticamente no ha faltado ningún medio de comunicación, también ha estado buena parte de la plantilla, la junta directiva al completo, los jugadores y el cuerpo técnico.

Casadevall ha agradecido a todos los burgaleses por el trato recibido durante su etapa en Burgos y ha reconocido que se marcha dolido por dejar el proyecto a medias. Sin embargo, la propuesta del CAI Zaragoza no la podía desaprovechar y ahora el baloncesto hace justicia con un técnico que merece estar en la ACB.