«Esta Fase Final es nueva para todos y vamos a partir del mismo nivel»

  • El jugador del San Pablo Burgos, Miquel Salvó, ha comparecido en la semana previa al inicio del torneo final de la Liga Endesa

 

El alero del San Pablo Burgos, Miquel Salvó, ha comparecido este sábado en el hotel en el que se aloja el conjunto castellano en Valencia, de cara a preparar la Fase Final para cerrar la temporada de la Liga Endesa. El torneo será «una cosa nueva para todos», ha destacado el jugador, por lo que «vamos a partir del mismo nivel». Los burgaleses, ha destacado el catalán, llegan «con mucha ilusión y muchas ganas» para poder «hacer grandes cosas».

«Tenemos un poco de dudas al no haber realizado ningún amistoso», ha reconocido Salvó en su intervención, al no «saber comparar cómo está nuestro nivel físico ni táctico». No obstante, el alero ha señalado: «Creo que llegamos bien, preparados». Solo quedan unos días antes del debut en el torneo, que los castellanos utilizarán para «pulir unos cuantos detalles esta última semana».

El estreno del San Pablo Burgos será ante Casademont Zaragoza, un rival que ya venció a los burgaleses en el encuentro de la primera vuelta de la liga regular: «Nos ganaron en casa en un partido que controlaron durante bastante tiempo del choque». Por eso, los de Joan Peñarroya son conscientes de que «va a ser un rival difícil», pese a que «tienen algunas bajas».

El objetivo de los burgaleses será «competir cuarenta minutos». Ya que «cada partido es una final», los jugadores deberán «estar preparados desde el primer minuto hasta el último», ha recalcado Salvó. Para ello, el equipo se ha reforzado con la incorporación de Pablo Aguilar, un «gran movimiento», ha reseñado el vilanovense, que demuestra «la ambición que tiene el club de no rendirse». Este gesto «nos tiene que dar motivación a todos» para la Fase Final de la Liga Endesa.

El ambiente que rodea la concentración de los castellanos, fuertemente marcado por los protocolos sanitarios, ha hecho que «estos primeros días estén siendo un poco difíciles». Los jugadores y el cuerpo técnico van con mascarilla dentro del hotel y no pueden relacionarse con el resto de equipos alojados. «Es un poco surrealista todo, los horarios también están hechos para que no coincidamos los unos con los otros. Sabemos que esto va a cambiar en los próximos días y se va a agradecer un montón», ha subrayado Miquel Salvó.