La hora de la verdad

  • Tras una gran pretemporada, el San Pablo Inmobiliaria quiere empezar la liga con una victoria ante Actel Força Lleida

Llegó el gran día. El balón se alzara en el Estadio Municipal El Plantío con dos contrincantes frente a frente. Así dará comienzo una nueva temporada en la que el San Pablo Inmobiliaria quiere volver a ilusionar a esa gran afición que hará de El Plantío un lugar en el que palpar la ilusión y la emoción del baloncesto.

El nuevo proyecto parte con Diego Epifanio ‘Epi’ a la cabeza y nueve caras diferentes a las de la pasada temporada. Solo Javi Vega y Eduardo Martínez ejercen de anfitriones en una plantilla configurada por y para el espectáculo. Jugadores jóvenes, con hambre por demostrar que pueden aspirar a las mayores cotas de rendimiento, se enfundarán la camiseta azul.

Además, el equipo estará en plenitud de facultades para afrontar esta primera jornada de liga en la que es capital empezar con buen pie. Todos listos y preparados para presentarse ante su público en una noche con la que llevan soñando desde hace días.

Enfrente Actel Força Lleida, un rival que fue repescado tras su descenso de categoría y que no quiere volver a sufrir los contratiempos de la pasada temporada. Es por esto que el conjunto ilerdense se ha reforzado, buscando jugadores que puedan aportar esa calidad extra de la que adolecieron la pasada temporada. Un ejemplo perfecto es de Miquel Feliu. El alero catalán es uno de los mejores de la liga en su posición y ahora está de vuelta en el equipo que le vio crecer. Además de él, Força Lleida se presenta con otras cuatro caras nuevas, entre las que destacan el base lituano Luka Rupnik y el pívot brasileño Leonardo Demetrio.

Sin embargo, los catalanes llegan con la baja segura de un fijo del quinteto como Juanpi Sutina y con un Alfonso Alzamora que si juega lo hará sin estar recuperado del todo, después de que se lesionase en la primera semana de la pretemporada.

Y dirigiendo este equipo estará el ex del Barcelona Lassa B, Borja Comenge, que ha reemplazado a la que era la cara más reconocible del proyecto, Joaquín Prado. De esta forma, Comenge asume las funciones de primer entrenador, después de que viviese una etapa dorada en Lleida como segundo entrenador y la cual quiere reeditar en la presente campaña.