«Ni las victorias ni las derrotas nos pueden despistar lo más mínimo»

  • El San Pablo Burgos recibirá al Anwil Wloclawek este martes, desde las 20:30 horas, en el Coliseum

 

Por segunda jornada consecutiva, el San Pablo Burgos disputará su partido de la Basketball Champions League (BCL) en casa. El equipo que dirige Joan Peñarroya recibirá al Anwil Wloclawek mañana martes, a partir de las 20:30 horas, en el Coliseum. Los burgaleses, que vencieron en su primer encuentro de la liga regular europea, cayeron en Liga Endesa en la pasada jornada ante MoraBanc Andorra, un resultado que el entrenador confía en que no afecte a la dinámica del equipo para afrontar este nuevo choque.

«Ni las victorias ni las derrotas nos pueden despistar lo más mínimo», ha recalcado Peñarroya en la previa del duelo continental. En el partido frente a MoraBanc Andorra, el primer encuentro oficial en el que ha caído el cuadro castellano esta temporada, «no pudimos llevar la iniciativa». El técnico catalán ha apuntado: «Es un proceso dentro de la normalidad, vamos a ganar partidos, vamos a perderlos. Tenemos que prepararnos bien e ir con la cabeza lo más fresca posible para afrontar la siguiente etapa».

Toca pensar en el Anwil Wloclawek, «un equipo con buenos atletas» y con «cuatro jugadores norteamericanos en las posiciones exteriores» que sobresalen por su «libertad para jugar situaciones de uno para uno». Entre los destacados del conjunto polaco, Peñarroya ha señalado a dos jugadores, Chase Simon y Ricky Ledo, como las referencias principales en su juego, además de la polivalencia de sus pívots. A nivel de grupo, se trata de un rival «que plantea diferentes defensas a lo largo del partido», por lo que los burgaleses deberán estar muy atentos en todo momento.

Pese a que perdieron en su primer encuentro de la fase regular de la BCL, los de Wloclawek tuvieron «oportunidades de competir bien el partido», con el control de aspectos como el rebote, aunque les castigó «el desacierto». Los polacos afrontan este duelo como colíderes imbatidos de su competición doméstica, con un balance de 4-0, lo que hace de ellos «un equipo peligroso».

La clave volverá a partir del trabajo desde atrás. «Si conseguimos con nuestra defensa que el rival no esté a gusto, tenemos más opciones de que sus porcentajes bajen», ha afirmado Peñarroya. El San Pablo Burgos competirá ante Anwil Wloclawek mañana, desde las 20:30 horas, en el Coliseum.

Previa Joan Peñarroya