«Queremos trasladar la acción de las camisetas moradas al próximo duelo europeo en casa»

  • Félix Sancho y Albano Martínez han comparecido en rueda de prensa para comentar la actualidad del San Pablo Burgos

 

El San Pablo Burgos intentará replicar la acción de teñir el Coliseum de morado en su próximo partido de la Basketball Champions League (BCL) en casa. De esta forma lo han detallado el presidente del club burgalés, Félix Sancho, y el director deportivo y gerente de la entidad, Albano Martínez, en la rueda de prensa de este miércoles.

Ambos han explicado que la intención del club es aplazar de día la acción prevista para el partido que se disputó ayer martes en el Coliseum hasta el segundo encuentro de la eliminatoria de los cuartos de final de la BCL, que si la situación sanitaria y social evoluciona favorablemente, se celebrará el martes 31 de marzo o el miércoles 1 de abril.

Para ello, los aficionados deberán conservar su entrada del duelo ante el Dinamo Sassari, que les servirá para acceder al choque de la próxima eliminatoria europea, «todo contando con que se levante la prohibición de público en el estadio», ha recordado Félix Sancho.

El club ofrecerá también una solución para los aficionados que deseen recuperar el importe abonado realizando la devolución de su entrada y de su camiseta morada. Estos seguidores podrán hacerlo a partir de mañana, jueves 12 de marzo, hasta el viernes 20 de este mes, en la oficina del San Pablo Burgos (calle Juan Albarellos, 2, 1º), en el horario habitual, de 10:00 a 14:00h y de 16:00 a 19:00h, a excepción de los viernes, en los que solo se abrirá por la mañana.

Con estas dos opciones, la entidad castellana confía en poder resolver la situación tras la celebración del partido de ayer a puerta cerrada. Si la evolución de las circunstancias no fuera favorable en las semanas venideras, el club pondrá los medios oportunos para reembolsar el coste de las entradas de un evento que la afición no pudo presenciar.

Los intentos por celebrar el partido a puerta abierta

El presidente del San Pablo Burgos ha resaltado la firme intención del club de disputar el encuentro de anoche con presencia de público, siempre desde la responsabilidad: «Queríamos jugar el partido con nuestra afición. Durante todo el lunes, estuvimos en contacto con las autoridades sanitarias competentes», que dieron su aprobación, sujeta a una comunicación diferente de rango mayor. Tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros celebrada ayer al mediodía, ha expuesto Sancho, el club tuvo que «tomar la decisión de cerrar las puertas del Coliseum al público».

El agradecimiento al trabajo colectivo realizado el martes

En sus intervenciones, tanto Sancho como Martínez, han querido agradecer «a todas las personas que están a diario involucradas con el club», poniendo en especial relevancia el trabajo de los medios de comunicación que acudieron a cubrir el partido, de los empleados del club que durante los últimos días echaron horas extra para organizar la acción de las camisetas moradas, y de Instalaciones Deportivas del Ayuntamiento de Burgos, que ayudaron a que todo transcurriera correctamente.

El Coliseum vacío, única nota negativa del éxito europeo

«Cuando ves el Coliseum lleno y la celebración de la afición, te vas a casa con la sensación de que ha sido magnífico», ha reconocido el presidente del San Pablo Burgos, que ha añadido: «Ayer te queda ese pesar de que no pueda estar la gente que tanto nos quiere y a la que tanto queremos para celebrarlo». Sancho ha apuntado que «es un día especial en el que estás solo», aunque ha destacado que «sabemos que están todos detrás».

Por su parte, Albano Martínez ha señalado que es necesario «poner en el valor deportivo que se merece» la clasificación para los cuartos de final de la BCL, que convierte al San Pablo Burgos en uno de los ocho mejores equipos de la competición. Más aún teniendo en cuenta las circunstancias extradeportivas que rodearon al choque del martes: «Los jugadores tuvieron que hacer una importante labor de concentración durante estos dos días con la incertidumbre de qué iba a pasar y el cuerpo técnico les ha mentalizado de una forma increíble».