San Pablo asume su premio con la intención de disfrutar

  • Ourense Baloncesto será el duro rival al que superar en la primera serie al mejor de cinco
  • La plantilla de ‘Epi’ estará al completo para debutar en el playoff con su afición muy cerca

San Pablo Inmobiliaria estrena su merecido regalo. Ese con el que pocos contaban a principio de temporada. Los burgaleses han hecho un gran trabajo durante la liga regular que les ha llevado a ser terceros, lo que les otorga el factor cancha en la primera serie y también, en caso de superarla, en la segunda.

El entrenador, Diego Epifanio ‘Epi’, ha asegurado en sala de prensa que “ha llegado el momento de disfrutar mucho y compartir sensaciones con la afición”. Esto no implica que se pierda el gen competitivo porque ‘Epi’ quiere empezar la serie ganando y terminar cuanto antes con tres victorias en el casillero. Para ello, “hay que tener cabeza y corazón. Es la única forma de competir”, ha explicado el burgalés.

San Pablo-OurenseAdemás, el conjunto local se quita la presión que desde el bando rival quieren ponerle. Para ‘Epi’, Ourense cuenta con un entrenador con mucha más experiencia y jugadores que han jugado más fases de playoff que los suyos. No en vano, el técnico es consciente de que si su equipo juega a su mejor nivel puede poner en aprietos a cualquier rival.

Por suerte, San Pablo Inmobiliaria estará al completo, después de que las pequeñas molestias que han arrastrado algunos jugadores, como Peciukevicius y Sinica estén, al menos, apartadas por un tiempo. En este sentido ‘Epi’ asegura que “mañana, a nadie nos va a doler nada”.

En el bando rival las cosas también marchan bien. Los gallegos cerraron la liga regular con una victoria en casa ante Prat Joventut (85-76) y han entrado en el playoff como uno de los “tapados” de la competición. Su situación, con un ascenso en diferido, ha hecho que no se les haya tomado todo lo enserio que merecen y, sin duda, son uno de los equipos más temibles de esta fase final.

En primer lugar porque cuentan con uno de los mejores entrenadores de la liga, como es Gonzalo García de Vitoria, y dos jugadores que son las piedras angulares de la veteranía y el saber hacer en la LEB Oro, Pedro Rivero y Guillermo Rejón. Solo estos tres ingredientes ya hablan bien de un equipo que ha ido de menos a más esta temporada.

La forma de frenarles está en alcanzar su mismo nivel de intensidad y sacrificarse mucho en el rebote, casilla clave que podría decir el vencedor.