San Pablo Inmobiliaria no se arruga, a pesar de las bajas

  • Roger Fornas y Rafa Huertas no podrán ayudar al equipo por sus correspondientes lesiones
  • Casadevall afronta el reto con confianza: “ya he vivido esta situación en otras ocasiones”

San Pablo Inmobiliaria afronta el partido ante Planasa Navarra (viernes/20.30 horas) como un reto que en caso de superar le permitiría salir reforzado. Y es que las bajas de Rafa Huertas, tras continuar con molestias en el pecho, y Roger Fornas en la espalda son de importancia. Solo ocho jugadores podrán hacer frente al partido en Anaitasuna.

A pesar de que la situación no es la mejor, Andreu Casadevall afronta el partido con confianza. En sala de prensa el técnico catalán no se rasgaba las vestiduras por tener ocho efectivos y aseguraba haber vivido la misma situación temporadas atrás.

Tampoco podrá apoyarse en el último jugador en llegar, Marko Proleta. El escolta croata desempeñará el rol de jugador vinculado, sin embargo, para inscribirle a nivel federativo hay que hacerlo conjuntamente con el interior que esperan compartir Basket Burgos y el CB Miraflores. La exigencia de tramitar su vinculación en el mismo momento obliga a los azulones a esperar la llegada del segundo jugador vinculado que permita cubrir con totales garantías los entrenamientos durante toda la temporada.

Acompañados en Anaitasuna

Medio centenar de burgaleses arroparán a su equipo desde las ruidosas gradas de Anaitasuna. El apoyo de la afición azulona será capital para hacer frente al equipo que dirige Sergio Lamúa y que cuenta con grandes jugadores conocedores de la competición. El cinco inicial que podría saltar mañana a las 20.30 horas a la cancha navarra estaría formado por: Quique Garrido, Joaquín Bonhome, Iñaki Narros, Iván García y Oliver Arteaga.